Los ronquidos son la manifestación más visible que puede alertar al paciente sobre la posibilidad de tener apnea del sueño. Las personas que padecen la enfermedad normalmente empiezan a roncar muy fuerte después de quedarse dormidos. Además, éste se interrumpe durante un periodo de silencio mientras el paciente sufre una apnea. Ese periodo de silencio va seguido de un resoplido con jadeo mientras el paciente intenta volver a respirar.
Como consecuencia de los episodios, el sueño del paciente no es reparador y aparece somnolencia diurna, presencia de fatiga crónica e incluso alteraciones respiratorias y cardiovasculares. La persona con apnea suele levantarse con frecuencia para ir al baño, se despierta frecuentemente con la boca seca y al día siguiente nota cansancio, dolor de cabeza y se queja de la alta probabilidad de dormirse en situaciones inapropiadas, mientras conduce, lee o asiste a reuniones de trabajo.
Además, los pacientes con apnea pueden tener depresión, cambios de humor, y trastornos de la memoria


 

Complicaciones de la apnea del sueño


El síndrome de apnea obstructiva del sueño puede ocasionar diversas complicaciones entre las personas que lo sufren. La hipertensión arterial está presente en el 50 por ciento de los pacientes y es frecuente la aparición de arritmias durante el sueño. También aumenta el riesgo de sufrir accidentes cardio y cerebrovasculares, como el ictus y el infarto de miocardio. Asimismo, la somnolencia diurna está involucrada en un mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico o laborales, y también es común la impotencia y disminución de la libido entre estos pacientes.


 

Mas síntomas de la apnea del sueño

Los pacientes que padecen apnea del sueño, tambien pueden tenerDolores de cabeza por las mañanas Problemas de memoria o aprendizaje y dificultad para concentrarse Sensación de irritabilidad o depresión, o alteraciones del estado de ánimo o la personalidad Despertarse frecuentemente para orinar y Resequedad de la boca o la garganta al despertar

Muchas veces el cansancio se le atribuye a un cuadro de stress el cansancio , dejando pasar la oportunidad de un correcto diagnostico

Conducción de automóviles y apnea del sueño

 

El cansancio y somnolencia afecta la capacidad para tomar decisiones adecuadas, y en el desempeño y tiempo para reaccionar, de la misma forma como lo hacen las drogas y el alcohol. Estudios muestran que el estar despierto por más de 20 horas trae como resultado un impedimento igual a que si se tuviera 0.08 de concentración de alcohol, el límite legal en todos los estados.

Existen señales de cansancio que pueden alertar que  el conductor no se encuentra en condiciones óptimas para manejar

Algunos ejemplos son:
• Problemas para enfocar, y no poder mantener los ojos abiertos o la cabeza alzada.
• Bostezar o frotarse los ojos constantemente.
• Soñar despierto y divagar.
• Cambiar de carriles, acercarse mucho al auto de enfrente o perder señales o salidas.
• Sentirse inquieto, irritable o agresivo.
• Subir el volumen de la radio o bajar las ventanas.